Comer en Grecia: lo más rico de Atenas y Santorini

En Córdoba podemos comer platos de distintas partes del mundo, pero más lindo es ir a esos lugares y probar directamente. Así, me gusta empezar a contarles sobre qué comer en Grecia, y lo que probamos de la cocina griega en una fugaz visita este 2016.

Este viaje por los sabores griegos recorre la capital, Atenas, y en una de las islas, Santorini.

Y es que cerrando 2016, lo más rico que queda en mi calendario gastronómico es ese bendito país y sus islas.

 

Para empezar, el viaje a Atenas fue un sabroso paseo. Distante unas dos horas y media de Milán (donde estaba en ese momento), el vuelo ofrecía almuerzo. Todo ambientado en música griega al subir al avión.

La compañía griega Aegean Airlines, miembro de la Star Alliance, obtuvo en 2016 el premio a la mejor aerolínea regional de Europa en el marco de los premios Skytrax World Airline 2016.

En nuestra experiencia, Aegean fue puntal y con muy buen servicio a los pasajeros.

En el vuelo de ida una de nuestras valijas fue dañada y antes de salir del aeropuerto ya habíamos recibido una nueva, de similar calidad, para reponer la pérdida.

Ya en Atenas, el recorrido gastronómico empezó en el frigobar, con lo que sería una muestra de los vinos griegos, más que nada explotados en las islas, como veríamos días después

Después de salir del hotel, en la zona de la plaza Syntagma, fuimos caminando hasta Plaka y Monastiraki, dos barrios que hay que visitar sí o sí.

En la zona comercial de Plaka hay decenas de bares y restaurantes donde comer los platos más típicos a excelentes precios.

Comer en Grecia

El primer plato que probamos fue el souvlaki: pequeñas piezas de carne molida y muy condimentada intercaladas con verduras y aderezos. Se puede comer con cuchillo y tenedor o con las manos; encima de un pan de pita o en un palito de brochette.

En esta foto pueden ver media porción, con tomate asado y sin cebolla (OK ASÍ COMO YO TODO, SIN CEBOLLA).

En otra cena, en Ydria, un resto quizá un poco más gourmet, la presentación era diferente: en una mega bandeja con de todo: cebolla, tomate, papas fritas y la rica salsa de yogur y hierbas.

El segundo plato típico que probamos fue la moussaka: rodajas de berenjena intercaladas con papas y salsa de tomate con carne, coronada con salsa blana y queso.

Como verán, los tamaños y presentaciones varían mucho. Este de la foto es de Ydria, el resto de Plaka donde comimos a la luz de las velas.

Más adelante, cuando visitamos Santorini, en el barrio de Fira pusimos conocer la hermosa taberna Naoussa y ahí la moussaka venía en una cazuela de barro MUY CALIENTE.

El cordero al limón, acompañado de un puré de ensueño fue otro de los platos típicos griegos que probamos. La terneza de la carne y su adobo son diferentes a todos.

También probamos la clásica ensalada griega, con verduras y el queso que parece ricota pero es más firme y condimentado con oliva te acerca un paso más al paraíso de los sabores simples y más genuinos.

El souvlaki que se come al plato también se puede doblar y comer con la mano. Parecido en sabor, por los condimentos usados es el gyros, que se vende como el shawarma árabe.

Un gyros se puede conseguir por 3 o 4 euros, y es realmente algo rico y barato para comer en Grecia. No saqué foto, pero acá va una de Wikipedia para ilustrar.

En la etapa final de nuestro paseo por la cocina griega, pudimos probar la cocina de las islas, donde abundan el pescado, los mariscos y algunos sabores como el del vinsanto, el vino de Santorini.

En una hermosa taberna cerca de la Playa Roja, comimos un suculento plato de hongos con vino y crema. El vino dulce funcionaba como delicioso mar donde se sumergían enormes hongos frescos.

También nos llamó la atención la hermosa manera de cocinar un calamar frito, entero, con una presentación llamativa y que llamaba a comer con las manos.

En la taberna rutera también pedimos una rica porción de souvlaki (SOMOS FANSS!!) pero esta vez de pollo.

En Santorini comimos en To Ouzeri, un restaurante del centro de Fira, pegado a la catedral donde llegamos algo tarde para el horario griego: cerca de las 22. Un detalle útil: hay personal que habla en español.

Pedimos varios platos de la carta sin éxito y finalmente armamos una especie de picada con entradas y algnos principales. Saganaki (queso frito), tzatziki (salsa de pepino y yogur griego), Pseftokefedes (albóndigas griegas de tomate), anchoas fritas, y más tarde una olla de mejillones al vino blanco.

El tzatziki se come mucho como entrante antes de la comida, acompañado con pan de pita. Háganlo, es delicioso y fresco, ideal para el verano.

Finalmente, en cuanto a postres, pudimos probar varias versiones de baklava que siempre bien acompañadas de almíbar y frutos secos, eran ideales para compartir. La foto que sigue es la de la baklava casera en To Outzeri.

En Naoussa, donde nos regalaron una jarrita de vino exquisito, también nos obsequiaron un postre con sabor muy original, parecido a un semolín pero con almíbar en vez de leche y espolvoreado con canela. Rico, rico.

Como cierre de las comidas, los griegos acostumbran hacer un shot de ouzo, bebida típica que es como un anís liviano.

¿Les gustó?

Espero hayan disfrutado este breve viaje por los sabores de Grecia, lo más rico de mi 2016. Y ojalá 2017 los y nos encuentre probando y conociendo platos nuevos, y que podamos compartirlos 🙂

¡Salud!

 

 

2 Comments
  1. Que linda nota, CECILIA !!
    Una reseña -y unas fotos- que hace salivar inmediatamente… jeje
    Definitivamente Grecia es uno de mis sueños -enológica y gastronómicamente hablando- !!

    Pregunta: Como te la arreglaste con el idioma ?? La gente habla inglés ?? Algo de Español ?? Siempre he pensado que esa debe ser una de las grandes limitantes…

    Por muchos nuevos sabores en este 2017 !!
    Saludos. ROBERTO

    • Hola Roberto! La verdad que en la semana que pasamos en Grecia siempre encontramos personas que hablaran inglés o español (ya que el griego era sumamente difícil para nosotros) o que se hicieran entender con mucha amabilidad y buena onda. Te recomiendo 100% que hagas ese viaje por estos sabores, es inolvidable y da muchas ganas de volver!!! Saludos y excelente 2017 para vos 🙂

Leave a Reply