Cómo hacer dulce de cayote, paso a paso

El cayote o alcayota es una fruta de la familia de las cucurbitáceas (zapallitos, sandías, melones) que se utiliza en Argentina para elaborar un dulce que es típico postre regional. Cayote con queso, cayote con nueces, son algunas de las presentaciones típicas.

Como el cayote no se puede comer “así como viene” hay que transformarlo en dulce, y esa es una tarea muy sencilla que lleva sólo algunas horas de paciencia.

Para empezar, hay que conseguir un cayote. A mí me regalaron uno de la huerta de la Estancia de Candonga, durante una jornada gastronómica criolla. Similar a una sandía, verde por fuera y ovalada, el cayote es fibroso por dentro y para conseguir su pulpa es necesario hornearlo.

Siguiendo la receta que me dio la cocinera de la estancia, obtuve este dulce ex-qui-si-to. Les comparto el paso a paso 🙂

1. Hornear por unas dos horas el cayote entero. Dependerá del tamaño que tenga, pero es fácil saber si está porque comienza a desprender un aroma dulzón y a ponerse blando.

cayote1

2. Separar la pulpa de la cáscara y retirar las semillas. ¡Tiene muchas semillas! La fibra se puede apreciar ya tierna, blanquecina y con mucho jugo.

cayote2

3. Pesar cuánta fruta tenemos para poder calcular cuánta azúcar usaremos. Me sugirieron 600 gr de azúcar por kilo de fruta y eso utilicé. Si se busca más sabor a fruta, ponerle un poco menos.

cayote44. Se puede dejar macerar la fruta con el azúcar durante algunas horas (de un día para otro) según lo muestran algunas recetas. En mi caso no lo hice y el resultado fue bueno igual.
cayote35. Cocinar en una olla a fuego suave la fruta con azúcar y añadirle algunos clavos de olor (yo usé cuatro) para perfumarla. También le puse una cucharadita de sal, por aquello de que la sal resalta todos los sabores, pero es una auténtica improvisación ya que no lo leí en ninguna receta.
cayote56. Cuando está transparente ya es signo de cocción suficiente. Para probarlo, separar un poco del dulce en una superficie fría y trazar una línea en el medio, si no vuelve a unirse, está listo. En este caso llevó una hora y media de cocción.

Acompañarlo con nueces o un rico queso de cabra es la forma tradicional. Pero también vale con las tostadas del desayuno o a cucharadas, porque es delicioso y no empalaga como otras mermeladas.

Espero que puedan probarlo y pasen a contarnos cómo les fue 😉

 

 

2 Comments
    • Lo cociné entero, se va a ablandando con el calor y en una hora y media o dos (depende del horno) ya se puede cortar fácilmente la cáscara con un cuchillo. Saludos.

Leave a Reply