Ñam: una feria gastronómica en la ciudad de Córdoba

Quiero que haya muchas ferias Ñam. Muchas oportunidades de probar, muchas chances de acercar a esos cocineros “famosos” de Córdoba al paladar y bolsillo de casi cualquiera.

Caímos a la Ñam de noche, cerca de las 19 del domingo, con el dato de que cerraba a las 21, así que íbamos con algún apuro. Luego supimos que la hora de cierre se extendía y nos dispusimos tranquilos y con un fuerte “trabajo en equipo” a probar todo lo que nuestro estómagos pudieran (porque los ojos, ya lo sabemos, pueden tentar 10 veces más).


No fui como periodista, fui a celebrar el cumple de un amigo muy querido y quizás por eso ni me puse el traje de preguntar mucho o charlar con los cocineros. Fue una salida de disfrute, cortita y sabrosa, como son a veces los buenos momentos.

En el predio nos encontramos con algunos miembros muy queridos de mi familia, con quienes intercambiamos recomendaciones y sabores, entre charlas de frío, celulares y Game of Thrones transcurrió la visita 😀

Las hamburguesas. Largamos con un trío experimental: la hamburguesa de cordero de Juan Griego, la de conejo de La Recova y la de trucha de Gran Vadori. Las primeras dos fueron al top five, según mis compañeros de cata, y la tercera fue mi elegida personal. Una hamburguesa de trucha con salsa de alcaparras extremadamente delicada, que me encantó, aunque hubiese querido que el pan estuviera un poco menos frío que el aire cordobés, a esa hora de 8 grados.


Luego fuimos por una hamburguesa con aires árabes de Espacio San Miguel, muy bien lograda y especiada; una de bondiola de cerdo, con cardamomo, de Gran Vadori; y la gigante de Don Rogelio, un 10 total, por ingredientes, temperatura, tamaño y equilibrio de sabores.


La hambur de salmón de Juan Griego nos sorprendió: “es rara” fue el comentario coincidente, pero un “rara” positivo, que nos dejó pensando. Las papas rebozadas de este food truck se llevaron elogios, sin duda, aunque si hubiesen estado calentitas llegaban al aplauso.

Para beber elegimos distintas cervezas de Peñón, que fueron un grato descubrimiento, y también pasamos a degustar en el stand de Cafayate unos ricos malbec que nos quedamos con ganas de beber en copa por falta de tiempo.

El postre, ya cerca de las 21.30 fue en La Bonina, el stand de la casa de té que está cerca de Río Ceballos y que nos hizo precios especiales onda hot sale porque ya casi habían agotado provisiones. Té en hebras muy aromático, cupcakes (con exquisito topping de crema de leche y frutos rojos) y un logrado alfajor cordobés.

Para mejorar. Nos costó un poco encontrar las bebidas. Nos acercamos a un stand de Heineken muy vistoso, pero sólo tenía una cabina de fotos, así que preguntando llegamos al patio cervecero ubicado dentro de la disco Cruz.

Los asientos eran abundantes, pero a la noche el aire libre era un lugar algo hostil para sentarse, y al acercanos a los fuegos nos llenamos de cenizas. Gajes del oficio, y del otoño cordobés que a veces aspira con éxito a convertirse en invierno.

Buena idea. Había tachos de basura y personas recogiendo el material descartable de desecho todo el tiempo, lo cual ayudaba a la higiene del lugar.

También estuvieron muy bien los precios, porque muchas de las hamburguesas eran grandes como para compartir y permitieron que probáramos varias (ya lo habrán notado).

Aunque no vimos el famoso desposte de una media res hecho por la gente de Nerca, se veía y olía muy bien el osobuco con verduras y los cortes de asado sobre la parrilla.

Fueron a Ñam? Qué les pareció?

2 Comments
  1. Quisimos ir al viernes a las 21:30 y nos agarró la finalización del partido de Talleres, así que no pudimos llegar por los mil cortes de calles que había. El frío de los demás días y ver en las notas y posteos que era al aire libre me hizo desistir definitivamente de volver a intentarlo.

    Dos detalles de organización del evento que estaría bueno que se tengan en cuenta para la próxima.

    Me prendo a la semana gourmet que es en interiores 😀

  2. Fuimos a Ñam con unos amigos, lamento no se nos haya ocurrido compartir las hamburguesas, para probar un poco de cada una! Yo me tenté con el Chori-Roll. En el stand ofrecían una degustación y me encantó. Pero grande fue mi decepción cuando lo probé caliente, estaba muy seco, salado y demasiado tostado.
    Un amigo probó el osobuco y roast beef con verduras de Nerca y quedó encantado. Y respecto a la hamburguesa de trucha de Gran Vadori, la queja fue la misma, poca temperatura.

Leave a Reply