Panty, la espera y el hambre

Hay situaciones en la vida que hacen que las comidas más simples tengan el sabor del más delicioso plato que jamás hayamos probado.

Esto nos ocurre muchas veces, sobre todo cuando no desayunamos y pasamos horas sin comer, cuando hacemos mucho ejercicio o cuando estamos en escenarios que nos obligan a ingerir pocos alimentos.

Todo esto produce algo que se llama hambre, sentimiento que de pronto vuelve rústico al más refinado paladar.

Volviendo al tema de los escenarios, hay dos en los que he estado y que me han hecho probar cosas simples que sabían deliciosas.

El primero de ellos es estar de campamento. Odio el arroz, pero en medio de la montaña, al quinto día de estar moviéndome de acá para allá y comiendo cualquier cosa, un simple arroz hervido me ha resultado una de las cosas más ricas que he probado.

Por último, la situación que más hambre me generó en el los últimos días, para ser más preciso ayer, fue estar en la puerta del Zoo de Córdoba desde las 10 hasta las 15.30 montando guardia periodística, esperando que encuentren a Panty, la pantera que se escapó de su jaula.

Cerca del mediodía, quienes estábamos en la puerta del zoo levitábamos del hambre que teníamos, hasta que la puerta verde de ingreso al zoológico se abrió y salió personal de ese paseo. Lo que más esperábamos era que nos dijeran que habían encontrado a Panty, pero no salieron con esa noticia.

Tremenda bandeja de sándwiches de jamón y queso con pan lactal traían en sus manos, suficiente para calmar a las fieras que afuera ya no tenían de qué hablar y clamaban por algún dato de peso.

Un simple sandwichito ¡qué rico que estaba! Una de las delicias que he probado en lo que va del 2010. “Ahí les traemos algo de gaseosa, chicos”, dijo una de las personas que entraba y salía del Zoo. No recuerdo que en alguna cobertura nos hayan tratado así ¿lo merecemos?

Con eso tiramos hasta las 15.30. Igual, Panty no apareció. Hoy, jueves 7 de enero, la seguían buscando. Salud, Panty. Esperamos que estés bien y que no te agarre hambre, porque nosotros podemos llegar a ser tu delicioso manjar.

Juan

UPDATE: ¡¡Apareció Panty!!

Leave a Reply