Parrillada en Cabaña La Pasión – Mendoza

Dónde comer una buena parrillada en Mendoza fue algo que jamás nos preguntamos. Simplemente caminando por el centro de la ciudad encontramos Cabaña la Pasión y entramos.

No vamos a mentir: los carteles de la puerta con una promo “imperdible” de parrillada con entrada, vino, y postre a $ 365 nos atrajeron.

Pero adentro otras cosas nos tentaron.

Para empezar, Cabaña La Pasión está muy bien ubicada: en la Avenida Sarmiento 785.

Es la zona donde empiezan a verse muchas ofertas gastronómicas en la ya de por sí muy atractiva para foodies ciudad de Mendoza.

El salón del restaurante es sencillo, con un estilo rústico y decoración basada en tapices de cuero con diversos animales.

En Córdoba le llamaríamos “bodegón” y lo miraríamos con cariño, como se mira a La Perla o al Club Ime.

en primer lugar, nos agasajaron con una picada cortesía de la casa, que incluía delicioso jamón crudo, mayonesa casera con un toque de ajo, aceitunas, quesos y salame.

Picada en Cabaña La Pasión

Luego, unas brusquetas con mollejas asadas terminaron de convencernos de que habíamos encontrado buen puerto a nuestro olfato carnívoro.

Sin saber de estas “bienvenidas” habíamos pedido unas empanadas criollas. Condimentadas al gusto mendocino, nos resultaron un poco secas y distintas a las que comemos siempre.

Empanadas de carne

Unos minutos más tarde, la parrillada para dos que pedimos llegó en el clásico brasero de mesa.

En la parrillada había: carne de vaca, cerdo, pollo, chorizo, morcilla, y más molleja.

Los amantes del asado en la mesa estábamos con una sonrisa de oreja a oreja por la relación calidad- precio que estábamos observando.

Parrillada en Cabaña La Pasión

En Mendoza, cena con vino

Un vino “compañero de aventuras” estuvo en la mesa durante la degustación: el clásico San Felipe que nunca falla.

Con muchas bodegas en el cronograma de los días siguientes, solo vimos de lejos la cava.

Cava en Cabaña La Pasión

La atención fue muy atenta, llena de amabilidad y la cuenta llegó sin sorpresas. Nada mal para una primera noche en Mendoza 🙂

Un recomendado que rápidamente tuvo buena acogida por la familia que vino días después a Mendoza y también vivió una buena experiencia.

¿Conocían este restaurante? ¿Qué otros recomendados low cost tienen en Mendoza?

Dejá una respuesta