Restaurante Casa de Campo en Maipú – Mendoza

El restaurante Casa de Campo está en Maipú, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Mendoza, en la zona donde se ubican también emblemáticas bodegas como Trapiche o López.

Restaurante Casa de campo
Restaurante Casa de campo

Lo conocimos un mediodía de octubre cuando, después de visitar el Museo del Vino en la bodega La Rural empezamos a buscar un lugar para almorzar.

Casa de campo no es llamativo por fuera. Casi pasa desapercibido cuando vas por la ruta, pero en Google y Trip Advisor vimos buenas críticas y nos animamos a entrar.

Casa de campo, Mendoza
Casa de campo, Mendoza

El salón es rústico y acogedor, con muebles de troncos, maderas barnizadas e incluso un árbol que ha sido respetado en su lugar y por ello el techo lo abraza dejándolo ser hacia arriba.

Árbol en Casa de campo
Árbol en Casa de campo

La carta es abundante y hay una oferta de menú sugerido que es bastante atractiva porque incluye entrada, plato, postre y bebida sin alcohol por aproximadamente 450 pesos.

Como entrada pedimos empanadas otra vez (las segundas mendocinas que probamos) y fueron un auténtico éxito. 

Empanadas mendocinas en Casa de campo

Al mismo tiempo, unas enormes y frescas brusquetas con jamón crudo, tomate confitado y queso también llegaron como parte del menú.

Brusquetas en Casa de campo
Brusquetas en Casa de campo

Optamos por probar el menú sugerido, en sus variantes de carnes y pastas. El más llamativo y especialidad de la casa, la carne a la masa, que estaba cocida por varias horas en vino y una masa no tan atractiva a la vista pero rica.

Carne a la masa en Casa de campo
Carne a la masa en Casa de campo

La lasagna de carne, jamón y queso fue otra gran elección, acompañada de salsa bolognesa bien espesa como nos gusta. Sorrentinos y conejo estofado fueron los otros platos que llegaron a la mesa fragantes y en porciones más que satisfactorias.

Se puede ver el tamaño generoso del plato bien de bodegón 🙂

Conejo en Casa de Campo
Conejo en Casa de Campo

Pero nada anticipaba que lo mejor estaba por llegar: los postres. Como no se puede evitar probar en Mendoza: peras al malbec, con una bocha de helado de chocolate. DELIRIO TOTAL.

Peras al malbec en Casa de Campo
Peras al malbec en Casa de Campo

Luego unos membrillos con queso casero que encantaron aún a los menos “amigos” del membrillo en la mesa. Miren lo que es esa poesía en el plato.

Membrillos y queso en Casa de campo
Membrillos y queso en Casa de campo

El flan casero no se quedó atrás y ya buscábamos la forma de quedarnos cómodos a vivir en Casa de Campo.

Flan casero en Casa de campo
Flan casero en Casa de campo

Cafecito, agua y una cuenta sin sorpresas cerraron ese mediodía cerca ya de las 16. La simpatía de los mozos y anfitriones se hizo notar en todo momento. Incluso nos pasaron el contacto del proveedor del membrillo para traer un frasco a Córdoba.

En cuatro días de paseo vivimos grandes experiencias gastronómicas y esta es una de las que más recomiendo en relación precio-calidad.

¿Conocen otras opciones recomendables en Maipú?

Dejá una respuesta