Sylvia’s, soul food en Harlem, New York

Nueva York huele a comida. Pero a excepción del hot dog o las hamburguesas, los aromas no remiten a una cocina puramente estadounidense, sino de India, China, Italia, Grecia, México… Un mix de donde viene buena cantidad de los habitantes de esta metrópolis.

Tuve que ir hasta el norte de Manhatann para encontrarme en un restaurante “típico”, el Sylvia’s Restaurant.

La fachada de Sylvia's restaurant en Harlem

La fachada de Sylvia’s restaurant en Harlem

En Harlem donde conocí la soul food, la cocina sureña, de raíces afroamericanas que nació con la presencia de esclavos de raza negra en Estados Unidos.

 

Conocida como “la reina de la soul food”, Sylvia Woods supo hacer famosa esta cocina con recetas bien sazonadas, porciones más que abundantes, que es una mezcla de comida “de pobre” y fast food.

Es que, según nos contó el guía del Free Tour by Foot que hicimos por Harlem, los esclavos cocinaban con lo que había en las plantanciones. Cereales, caldos de vísceras, hígado, y otros platos muy condimentados y que daban “aguante” para el trabajo.

El Sylvia’s Restaurant de Harlem (también conocido directamente como Sylvia’s) está en la avenida Lenox, una de la arterias principales del barrio, y forma un polo gastronómico con otros espacio muy conocidos, como el Red Rooster del chef Marcus Samuelsson (el que le cocinó a Obama).

Red Rooster restaurant in Harlem

Red Rooster restaurant in Harlem

 

Los amantes de la hoy vapuleada serie House of cards recordarán las costillas a la barbacoa que come Frank Underwood preparadas especialmente por Freddy Hayes. Esas costillas son uno de los platos vedette de Sylvia’s.

Ribs en Sylvia's

Ribs en Sylvia’s

 

Las guarniciones son también contundentes: puré de papas (muy mantecoso y sabroso), mac&cheese (fideos coditos con distintos quesos), chauchas, frijoles, pimientos asados.

Pero la más famosa combinación es la de wafles con pollo frito. Sí, con el jarabe de arce incluido. No lo probamos pero se veía como el elegido de muchas mesas.

Pollo frito y wafles

Pollo frito y wafles

 

Todo viene acompañado de un conocido pan de maíz (cornbread) calentito que llega con su manteca para untar. El sabor es como el de una torta apenas dulzona y muy tierna. Les digo que acá lo comeríamos con mates o alguna infusión, más que con la comida.

Corn bread en Sylvia's restaurant Harlem

Corn bread en Sylvia’s restaurant Harlem

 

Así transcurre el menú de almuerzo de domingo en Sylvia’s, donde muchos locales acuden luego de ir a la misa gospel en alguno de los muchos templos de la zona. Para comer ahí o para llevar un menú “para campeones”.

Hay música soul en vivo y un ambiente ruidoso, familiar, con buen servicio en las mesas, aunque bastante tiempo de espera al ser una hora pico. He leído en Trip Advisor que es mejor ir en días de semana para poder estar más tranquilos.

Soul en vivo en Sylvia's restaurant

Soul en vivo en Sylvia’s restaurant

El precio es medio, no es barato pero tampoco impagable. Un plato principal de los recomendados ronda los 20 – 29 dólares, y los desayunos bien fuertes arrancan en 12. Los domingos hay brunch hasta las 16.

La cocinera Sylvia Woods creó una línea de productos alimenticios, libros y se hizo famosa por recibir la visita de muchos personajes importantes, cuyas fotos son clave en la decoración del restó.

La salsa picante de Sylvia’s no falta en ninguna mesa.

Triple Strength Hot Sauce - Sylvia's restaurant

Triple Strength Hot Sauce – Sylvia’s restaurant

Triple Strength Hot Sauce - Sylvia's restaurant

Triple Strength Hot Sauce – Sylvia’s restaurant

 

A la hora del postre se pueden pedir enormer trozos de tortas caseras a 7 dólares. Probamos la red velvet, cuyo topping de buttercream fue demasiado dulce para nuestro paladar.

En resumen, la visita a Sylvia’s fue un acierto para conocer más a fondo cómo es la comida de este país. No es para comensales tímidos y el mejor consejo es caer con hambre y pocas ganas de contar calorías 🙂

 

Leave a Reply