MasterChef Celebrity Argentina: crónica de una final anunciada

El lunes 18 de enero terminó el programa más visto de la televisión argentina. Meses de cocinar, acertar y fallar, quemar y servir platos crudos para coronar a una ganadora de MasterChef Celebrity Argentina: la crónica de una final anunciada .

De este lado de la pantalla, vivimos con atención y diversión en partes iguales el ciclo televisivo que generó un impresionante enganche como nada de la TV abierta lo había hecho en años.

El formato, que ya tuvo sus versiones en otros países, calzó a la perfección con el tiempo de pandemia: muchas personas confinadas, cocinando en casa y con poca posibilidad de entretenimiento.

Y por otro lado, una calidad de producción, edición y forma de contar historias impecable. ¿Se detuvieron a analizar ese guión? ¿Esa edición que captura gestos, frases y detalles? El estilismo de los platos, la complejidad de los desafíos y el timming… 🤩

Tanto hay para aprender de estas realizaciones que hace tiempo me declaré fan del formato desde la versión británica y su hipnótica locutora 🙌

Los protagonistas de MasterChef Celebrity Argentina

Desde el comienzo, MasterChef Celebrity Argentina tuvo más celebridades en el jurado que en las cocinas. Por un lado, Germán Martitegui, el único cocinero con un restaurante en el top ten de las listas de referencia.

Por otro, Damián Betular, pastelero que ya traía una fama ganada en la versión local de BakeOff y como chef principal del hotel Palacio Duhau Park Hyatt Buenos Aires.

Y finalmente, Donato de Santis, cocinero de origen italiano que desde hace años copa las pantallas de canales de cocina, aparece en series internacionales del rubro, y tiene un CV interesante ligado a las estrellas.

Los participantes, actores, actrices, cantantes y figuritas del espectáculo algo alejados de los reflectores, complementaron esa cuadrilla que permitía identificarse con diversas historias.

Apenas comenzado el programa, la presencia de un pacífico de Boy Olmi, Claudia Villafañe, “El Mono” de Kapanga y el “Turco” García, ganaron la simpatía del público.

La segunda pantalla que se trasladó a Twitter hizo que cada emisión fuera posicionando en las tendencias los vaivenes de cada nombre.

Jugueteando con un romance de ficción, Vicky Xipolitakis y Germán Martitegui creaban la etérea sensación de un desenlace amoroso, infaltable en casi cualquier buena historia.

El camino al podio tuvo sus curvas

Sofía Pachano, Iliana Calabró, Belu Lucius, siempre estuvieron entre esas mejores alumnas de cara a las preparaciones y desafíos.

Por el lado de los varones, Boy Olmi mostraba su paladar refinado y “El Polaco” develaba cómo con algo de constancia y astucia se podía mejorar semana a semana.

En síntesis, en el avance del programa se avecinaba siempre una sorpresa, porque ni los más estudiosos ni los más improvisados estaban salvados de ir a la gala de eliminación.

Aún así, una participante esquivaba con modestia, perfil bajo y pocas palabras, esas devoluciones que dejaban a otros en la puerta de salida de MasterChef Celebrity Argentina o, directamente, en la calle.

Se trataba de Claudia Villafañe, la exesposa de Diego Maradona, quien poco a poco empezó a revelarse con características de “madre” para las participantes más jóvenes del juego.

Cómo llegó “la Tata” hasta la final

Cuando hablo de MasterChef Celebrity Argentina: crónica de una final anunciada, pienso en todas las veces en que pensamos “seguro se salva” o “merece pasar a la próxima semana”.

Claudia Villafañe prestaba ingredientes, brindaba consejos y “avivaba” a los otros participantes antes de que metieran la pata. Como cuando le dijo a Vicky que el sabayón se hacía con yemas y no con claras de huevo.

Sin tirar “palos” a ninguno de sus contrincantes, sin enojarse demasiado, Claudia avanzó con un semblante de “sigamos adelante” a prueba de todo.

Claudia Villafañe en MasterChef (Instagram de Claudia Villafañe)

Pocas veces habló de su vida privada: menciones a las hijas y a su nieto Benja fueron las únicas excepciones. Hasta que llegó el día de 2020 que millones de argentinos lamentaron: la muerte de Maradona.

Si bien el programa se grababa con mucha anticipación, y no hubo sincronía, el regreso de “La Tata” a MasterChef se palpitó con morbo. Ella no lo aprovechó, no al menos de manera evidente, y solo le dedicó un plato “al papá de mis hijas”.

La final cuando el destino estaba echado

En el programa emitido el lunes 18 de enero, Analía Franchín y Claudia Villafañe se jugaron todo en la final de MasterChef Celebrity Argentina. Prepararon entrada, plato principal y postre en 90 minutos.

A juzgar por las devoluciones -todas más que positivas- y el nivel de complejidad de los platos, se notó el clima festivo y la práctica. Como si ambas ya hubieran ganado.

En mi opinión, la que cocinó mejor fue Analía, pero la que tenía toda la simpatía del público consigo era Claudia. Estaba cantado que esta final no solo consistía en una noche de buena cocina.

La consistencia de Claudia Villafañe en todo el ciclo creo que fue lo que le dio el triunfo. Fue la que menos erró, la que menos polemizó, la que hizo valer un paladar conocedor de culturas y cocinas diversas.

Humilde y con un personaje que quizá esté espejado con la persona (cosa que nunca sabremos), en la noche de MasterChef Celebrity Argentina ganó “la más buena”, la más querida por el público. Ese público que seguramente iba a arder si ella perdía.

Si te perdiste este último programa de la primera temporada, se puede ver completa en la web de Telefé o en el canal de YouTube.

¿Les gustó este final para el programa con más rating de los últimos tiempos?

Dejá una respuesta