Las 10 comidas y bebidas más deliciosas que probé en India

Un recuerdo inolvidable de mi viaje fueron las comidas más deliciosas que probé en India: una explosión de aromas y sabores para despertar los sentidos.

Desde la llegada a Delhi pude sentir el calor, los bocinazos que forman parte del paisaje y ver en casi cada esquina un puesto de comida al paso.

Las comidas más deliciosas suelen ser las que se comen en la calle, no obstante, también pudimos probar en hoteles y restaurantes una muestra de la comida que los habitantes de esa parte del mundo disfrutan.

Tan solo 10 días en India nos depararon muchas aventuras gastronómicas (buenas y otras no tanto). Como resumen, los invito a conocer las que más me gustaron.

Dosa

Dosa
Dosa en el hotel Jaipee Siddarth de Delhi.

Se hace con harina de arroz y de lentejas, en un lento proceso de remojado y fermentado, colado y armado de la mezcla que luego se lleva a una plancha enorme bien caliente.

La consistencia es como un crepe pero bien crocante, delgado y saladito. Se lo sirve relleno con alguno de los guisados que siempre hay a la vista.

Dosa en el hotel Madin de Varanasi.

La dosa es una comida típica del sur de la India. Fue mi primer desayuno y la repetí en varias ocasiones porque es deliciosa.

Chutney de coco, tomate, tamarindo y de menta

Chutney en el hotel Golden Tulip de Jaipur.

Como ya les anticipé, hay panes muy variados y tentadores. Como complemento a eso y a otras preparaciones aparecen estos chutney, cuyo nombre varía según ingredientes.

El de menta es un clásico que aparezca en la aceitera de los restaurantes, como si fuera un condimento más, que llega apenas te sentás a la mesa.

El de coco es especiado y no llega a ser dulce, sino más bien neutro. Lo comí en varios desayunos con las dosas y otras masitas de harina fritas.

El chutney de tamarindo tiene el sabor característico de este fruto, entre amargo y nosécómoexplicarlo. No es de mis preferidos.

En cambio el chutney de tomate sí es riquísimo y tenía bastante dulzor en contraste con otros preparados.

Paratha

Paratha en el hotel Crystal Samovar de Agra.

El plato tiene muchas cosas (ya saben, a mí me gusta probar todo) pero la mitad del pan que está a la derecha es una paratha.

Paratha es un pan hecho como el tradicional chapati (tortilla de harina de trigo y agua) pero enrollado varias veces, lo que le da distintas capas.

Asimismo, el paratha a veces tiene rellenos, y el de la foto tenía papa adentro. Pero eso no era nada, tenía bastantes especias y era súper picante así que no llegué a terminarlo.

Estos panes se pueden comer en restaurantes como plato principal ya que suelen estar rellenos (aunque siguen siendo delgaditos) o tiene encima cosas deliciosas pegadas, como verán a continuación.

Kabuli Naan

Naan en restaurante The Grand Peacock en Jaipur.

Este pan comimos en Jaipur, y costaba 200 rupias, por lo que se puede considerar un principal, como les contaba.

El pan se llama Kabuli Naan (naan es un genérico para el pan cocinado en horno de barro) y tiene castañas, pasas de uva rubias, cerezas deshidratadas y coco. No les puedo explicar lo delicioso que era.

Paneer tika

Paneer en restaurante The Grand Peacock en Jaipur.

El paneer es un queso típico de India que no se derrite y que se acidifica con alguna fruta, como limón.

Es común comer paneer guisado con otras verduras y en una salsa especiada. Otra forma es asado a la plancha como el que se ve en la foto.

La consistencia del paneer es parecida a la del tofu, pero es un queso de leche animal. Se puede preparar en casa, hasta la Wikipedia enseña cómo.

Chapatis

Estos panes son los más conocidos y son tan simples como deliciosos. En algunos restaurantes los traen directamente y en otros hay que pedirlos.

Carta de muchos restaurantes tiene hasta 20 tipos de pan, entre ellos distintos chapatis, naan y otros. Los más conocidos son los sencillos (como el de la foto) y los de ajo.

Harina común de trigo, agua y amasado. Después al tostarlos, intercalar con pinceladas de manteca o ghee mientras se apilan. En una casa de familia aprendimos a hacerlo, pero eso será materia de otro posteo.

Chicken tikka masala

El chicken tikka masala es un plato que pude comer una sola vez durante este viaje pero es uno de los que más trascendencia tiene en el mundo occidental, ya que es amable al paladar y no tan picante.

Son piezas de pollo marinadas en una salsa de yogur y especias (con mucho chili powder) y luego cocinadas con tomate triturado y en el toque final, crema. Nada puede salir mal 😛

Dal

En la foto se ven tres preparaciones absolutamente ricas, de esas que no podía dejar de comer. Sin embargo, titulo con la que me enamoró: el dal.

El dal es un guiso de lentejas hecho a la manera india con especias de allá, mucho curry y con lentejas rojas en vez de marrones, lo cual hace que se deshagan rápidamente en la cocción y se forme una especie de crema.

El dal es una comida de casi todos los días en los hogares. Junto a ese otro guisado con verduras que ven en la imagen, ya que con la base de cebollas y chile picado se cocinan otros vegetales hasta lograr una armonía intensa y satisfactoria.

Lo que se ve en la olla de color verde es otro guisado con base de espinacas (no recuerdo el nombre) y hongos enteros. ¡Viva el vegetarianismo!

Tandoori chicken

El pollo asado en horno tandoori es un plato también muy típico y que cualquier occidental puede probar sin tanto prurito con el picante. Es picante, sí, pero se aguanta.

La característica de este plato es también marinar las piezas de pollo en una mezcla de yogur y especias y luego cocinarlas en un horno especial, el tandoori, que le da ese sabor y cocrancia por fuera al tiempo que sigue siendo tierno por dentro.

En mi primer día en Delhi comí esto un poco para aterrizar despacio en los sabores de India, ya que es posible encontrar esta receta en otros lugares del mundo.

Chai

El chai es el té típico en la india y la palabra alude al té, independientemente de cómo lo preparen. Lo tradicional es especiarlo y tomarlo con leche y azúcar.

El chai de la primera foto es uno que nuestro conductor tomó en plena ruta para despejarse. Se sirve en ese cacharrito de barro que no es retornable, en un pueblo sabrá Dios dónde pero camino a Varanasi.

Este segundo chai lo tomamos junto a una familia en Agra y fue la bienvenida a su casa, al tiempo que nos enseñaban a hacerlo.

El chai clásico es té negro de Assam con jengibre, cardamomo, canela, clavo de olor, fenogreco y pimienta roja. El chai de la zona de Cachemira o Kashmir está basado en té verde.

El que yo preparo en casa tiene canela, jengibre y cardamomo, sobre la base de un té Chai de Fortnum and Mason que sobrevive al paso del tiempo (lo compré en 2014).

Mezclado con leche y dos cucharadas de azúcar es exquisito y liviano, refresca y brinda una sensación muy agradable en el cuerpo. Les recomiendo probarlo, hacer su propio chai con cualquier té negro en hebras como base.

Palacio de Orchha.

Hasta aquí el recorrido por sabores de India que traje en mi mochila de recuerdos que quedarán para siempre. ¿Cuál les dio ganas de probar?

3 comments to “Las 10 comidas y bebidas más deliciosas que probé en India”
  1. Pingback: Razones para viajar a India y por qué regresar otra vez

Dejá una respuesta