Los viajeros prefieren comida italiana, francesa y japonesa

Los viajeros prefieren comida italiana, francesa y japonesa

La comida italiana, la francesa y en tercer lugar la japonesa, son líderes en el ranking de preferencias de los viajeros del mundo, según una encuesta de Hotels.com.

La encuesta, realizada entre más de 27.000 viajeros, indica que si bien los viajeros internacionales continúan prefiriendo la comida italiana (32%) y francesa (24%), que ocupan el primero y segundo lugar en las calificaciones, los platos de Japón, la ‘Tierra del Sol Naciente’, están logrando popularidad entre los paladares más cosmopolitas.

El dieciocho por ciento de las personas encuestadas prefirieron sushi, tempura, ramen y soba japonés, en especial, cuando de cocina refinada se trata.

“La comida japonesa se ve como un verdadero ejemplo de comida saludable, y existen una variedad de restaurantes japoneses en cada capital multicultural”, dijo Alison Couper de Hotels.com.

Otros muchos países asiáticos aparecen en la lista de los Diez Favoritos, entre ellos, China (13%), Tailandia (8%), Taiwán y la India (5%). La popularidad de la paella y las tapas probablemente contribuyó para el irrebatible quinto lugar (11%) que obtuvo España en la lista, mientras que los amantes de las hamburguesas y de las papas fritas le han asegurado a EE. UU. el sexto lugar (10%) en la tabla.

Las mejores cocinas del mundo para las vacaciones

Lugar País Votos en %
1 Italia 32%
2 Francia 24%
3 Japón 18%
4 China 13%
5 España 11%
6 EE. UU. 10%
7 México 8%
8 Tailandia 8%
9 Taiwán 5%
10 India 5%

Anuncios

¿Qué comeremos en el avión?

Los que viajan en primera clase, tienen algo de margen para decidir qué van a comer o beber durante un vuelo. Los que vamos en económica, especulamos sobre la sorpresa que puede deparar el snak o el servicio de cena o almuerzo en el aire.

Así fue que en ese vuelo de LAN, de Córdoba a Lima (Perú), el paquetito verde y azul lleno de flecos se llevó las miradas ansiosas de todo el mundo.

Era nada más y nada menos que un bombón bañado en chocolate, no apto para gente que censure su golosería. Práctimanente del tamaño de un huevo, y todito de dulce de leche. ¡Bomba!

Lo que se ve al lado es un sandwich de jamón y queso con una capa de ricota con espinaca. Parece más rico de lo que en realidad era.