Encuentro Anual de Colectividades: comidas, precios, colores y sabores

Encuentro Anual de Colectividades: comidas, precios, colores y sabores

Todos los años, el Encuentro Anual de Colectividades de Alta Gracia es una fecha imán para los que disfrutamos de la buena comida. No importa el show que haya, no importa cómo esté el tiempo, ir y probar algo nuevo cada año sigue generando ilusión, al menos en los que hacemos este blog.

Este lunes 4 de febrero estuvimos ahí, degustando varios platos y foteando de todo un poco, como para que algún indeciso sepa de qué va este evento 🙂

Los puestos de las colectividades de países árabes, y otros sabores exóticos fueron los que más nos atrajeron. No obstante, como todos los años, los rincones de Argentina, Italia y España se veían repletos de comensales eligiendo los clásicos: asado, locro, paella…

En las fotos de la galería mostramos algunos precios, corresponden a los puestos de países árabes, Croacia y Galicia. En general encontramos buenos precios y porciones generosas.

Entre los platos que probamos podemos dar precios y fe de que son muy ricos:

Niños envueltos (porción de 5): $ 15
Shawarma: $ 35
Tacos árabes: $25
Cerdo relleno con ensalada rusa (África del Sur): $ 60
Mix de postres de Irak (bandeja con seis): $ 50.
Cerveza Budweisser (vaso grande): $ 30
Coca Cola (500 cm): $ 13
Cerveza negra Imperial (litro): $ 34

En posts subsiguientes vamos a escribir sobre cada plato, pero por ahora queremos que disfruten de estas imágenes.

Ah! El precio de la entrada general al predio es de $ 20 y dejar el auto en playas improvisadas pero con cerco, $ 20 toda la noche.

Anuncios

Meriendas de verano


Acá va un top five personal de meriendas de verano, que someto a votación y sugerencias, pero que estoy segura nadie rechazaría en estos días de calorón:

1. Licuado/jugo de naranja y tostados
2. Cindor y criollitos
3. Tereré con galletitas
4. Picada de fiambres, quesos y aceitunas con una cervecita
5. Helado (porque toda hora es buena para comer helados)

¿Con cuál se quedan?

Ceci

Una entrada de verano: tragos con menta

Un domingo de calor en la ciudad de Córdoba da pocas opciones para comer, al menos si no salimos del centro. Y todavía más si la idea no es empacharse de parrillada en la Cañada.

Tras encontrar cerrado Estación 27 y sin ganas de comer chatarra, encaramos hacia Il Gatto de avenida General Paz. ¿Qué comer ahí? Pastas, por supuesto.

Pero linda sorpresa fue descubrir que estaba vigente un 2 x 1 de tragos frutales, ideales para apagar el sopor de la caminata hasta el restó. Pedimos un “Bullrrito” (mojito + energizante) y un clásico daikiri de ananá.

Menta y dulzura bien heladas, con un toque muy equilibrado de alcohol. Excelente! Para mí, el mejor mojito aggiornado que probé en Córdoba y el daikiri, superior aún a las mejores épocas de Johnny B. Good.

Los precios van desde los 18 a los 23 pesos y deben ser, en total, unos ocho tragos en la carta. Lo bueno, si breve, dos veces bueno, dicen. Como el mojito costaba 23 y el daikiri 18, lo que hicieron fue sumar ambos y descontar exactamente la mitad, para que sea válido lo del 2×1.

Sumado al pan de pizza con salsita de queso crema que acompaña cada comida en estos locales, fue la combinación ideal para atacar los diarios del domingo y esperar los platos princiaples. Por un lado, ñoquis de calabaza con salsa rosa y rúcula…

Y por otro, ensalada de “de todo” menos cebolla (lechuga, tomate, rúcula, jamón, queso, zanahoria rallada, huevo, aceitunas negras).


PD: tal vez no era válida en este local, pero la promo de una entrada al cine gratis cuando gastás más de 80 pesos, no fue mencionada por quien nos atendió 😦

Panty, la espera y el hambre

Hay situaciones en la vida que hacen que las comidas más simples tengan el sabor del más delicioso plato que jamás hayamos probado.

Esto nos ocurre muchas veces, sobre todo cuando no desayunamos y pasamos horas sin comer, cuando hacemos mucho ejercicio o cuando estamos en escenarios que nos obligan a ingerir pocos alimentos.

Todo esto produce algo que se llama hambre, sentimiento que de pronto vuelve rústico al más refinado paladar.

Volviendo al tema de los escenarios, hay dos en los que he estado y que me han hecho probar cosas simples que sabían deliciosas.

El primero de ellos es estar de campamento. Odio el arroz, pero en medio de la montaña, al quinto día de estar moviéndome de acá para allá y comiendo cualquier cosa, un simple arroz hervido me ha resultado una de las cosas más ricas que he probado.

Por último, la situación que más hambre me generó en el los últimos días, para ser más preciso ayer, fue estar en la puerta del Zoo de Córdoba desde las 10 hasta las 15.30 montando guardia periodística, esperando que encuentren a Panty, la pantera que se escapó de su jaula.

Cerca del mediodía, quienes estábamos en la puerta del zoo levitábamos del hambre que teníamos, hasta que la puerta verde de ingreso al zoológico se abrió y salió personal de ese paseo. Lo que más esperábamos era que nos dijeran que habían encontrado a Panty, pero no salieron con esa noticia.

Tremenda bandeja de sándwiches de jamón y queso con pan lactal traían en sus manos, suficiente para calmar a las fieras que afuera ya no tenían de qué hablar y clamaban por algún dato de peso.

Un simple sandwichito ¡qué rico que estaba! Una de las delicias que he probado en lo que va del 2010. “Ahí les traemos algo de gaseosa, chicos”, dijo una de las personas que entraba y salía del Zoo. No recuerdo que en alguna cobertura nos hayan tratado así ¿lo merecemos?

Con eso tiramos hasta las 15.30. Igual, Panty no apareció. Hoy, jueves 7 de enero, la seguían buscando. Salud, Panty. Esperamos que estés bien y que no te agarre hambre, porque nosotros podemos llegar a ser tu delicioso manjar.

Juan

UPDATE: ¡¡Apareció Panty!!

Sabores de verano en chala

El verano despierta esas ganas de andar y recorrer. Muchos tienen esta pulsión escapista presente todo el año, y otros, simplemente, son viajeros estivales. Me considero del primer grupo, y esta vez, empujado por el finde largo, el destino elegido fue Traslasierra.

Pasando Nono, empieza una ruta de sabores y olores inolvidables. Las localidades de Las Rosas, Travesía, San Javier y Yacanto, La Población, Luyaba y La Paz, esconden una explosión de aromas que distraen todos los sentidos.

A la tarde, el olorcito a leña mezclado con yuyos serranos empieza a despertar el apetito, el que se intensifica apenas baja el sol, cuando en el ambiente se mezclan particulas de algún guisito, asado, pizza, empanadas y pan casero.

Casi al pie del Champaquí, se encuentra San Javier, un pueblito muy pequeño pero muy pintoresco. Allí, bajo el gigante de Córdoba, apenas contorneado por el intenso titilar de las estrellas en esa parte del mundo, se sirve una humita en chala muy sabrosa.Humita en chala

El olor a choclo desborda y se escapa de la vaina que lo encierra. Cuando el plato llega a la mesa está con la temperatura justa, así que, cuchara en mano, no queda más que empezar a saborear esta deliciosa humita.

La mezcla tiene pedacitos de morrones, unos daditos de queso fresco, algunas cebollas y un poco de tomate. El resultado es fantástico y el sabor es muy suave, por lo que uno se queda con ganas de más. Cuidado los golosos, ya que la humita cuesta sólo 7 pesos.

Quita Penas se llama el restaurante donde sirven este manjar, y está ubicado a una media cuadra de la plaza de San Javier, cruzando el puente que lleva hacia Yacanto. El mozo que atiende en el lugar es muy amable, y el parrillero que se encarga de los cortes de asado tiene toda la onda. Un lagar para volver y decir: “¡Deme dos!”.

Juan