Mundial del Choripan en Córdoba: cómo probar más de 10 choris y vivir para contarlo

Puro humo. Delicioso humo. 40 carritos perfumaron al Parque Sarmiento con el aroma que mejor le sienta: el del chori asándose lento y chirriante en la parrilla. La segunda edición del Festival Mundial del Choripán dejó a 40 mil corazones contentos y a varios estómagos tan felices como necesitados de una hepatalgina.
choripan4
La ineludible cita choricera comenzó a las 18, cuando los parrilleros comenzaron a vender los primeros sándwiches y los jurados encargados de elegir al mejor chori de la ciudad iniciaron su tarea.

La pulseada comenzó por el lado del público, que se volcó al carro Chori Colo, el defensor de la corona, que con un tremendo sándwich extra largo ponía todo en la parrilla para mantener ese lugar de prestigio ganado en la primera edición del certamen, en el 2014

Córdoba en Sabores formó parte del jurado que tuvo la tarea de probar todos los choris. Primero, se recorrió la avenida del Dante para ver de cerca lo que proponían los puesteros y luego se conformaron ocho grupos de cinco jueces para poder probar toda la oferta e ir eligiendo lo más destacado.

La primera cata se realizó “in situ”. Una vez que cada grupo eligió a los mejores choris, el jurado se recluyó en cónclave detrás del escenario montado en el parque.
Con los ganadores de la primera ronda se hizo una segunda degustación con puntuación para cada sándwich y la decisión final llegó después de una votación muy reñida que debió incluir un balotage a mano alzada para poder elegir al campeón.

Walter… qué chori fue el puesto que destronó a Chori Colo, que quedó ahí de repetir la hazaña. En la primera ronda, Walter… qué chori fue puesto en carrera como uno de los mejores por el equipo de jurados que integró Córdoba en Sabores (@chatran y @juandelacalle), Mis Fotosecuencias (@becube) y Vórterix Córdoba (@oscuroperez).

En la mesa no tuvimos duda, y cuando probamos el sándwich de Walter… qué chori, pensamos que es lo uno busca cuándo sale con hambre de un boliche o el laburo: un choripán jugoso, con el equilibrio ácido de los picles y con un chimi “electrizante” para la lengua y el paladar que se va apagando después de finalizar cada bocado, coronado por un rico pan perfectamente tostado.
El carrito de Walter está sobre Cardeñosa a metros de Monseñor Pablo Cabrera, en la zona noroeste de la ciudad. Esta fue la primer participación de los muchachos en el festival.
choripan2
Los ganadores
Luego de degustar una increíble variedad de choripanes, el jurado eligió:
  • Mejor Choripán: Walter Que Chori
    Segundo Premio: La Colo; Tercer Premio: RyC
  • Mejor Chimi: Luisito, el original
    Segundo Premio: Las Malvinas, Tercer Premio: RyC
  • Mejor Chori Gourmet: La Rambla
    Segundo Premio: Juan Griego; Tercer Premio: Jacinto


¿Fueron al Mundial del Chori? ¿Qué les pareció?

Leave a Reply