Sushi al gusto cordobés en la Semana Gourmet

Por Milagros Martínez

El arte salió a la calle con obras gastronómicas, de raíces orientales, pero también bien locales, cordobesas. El arte llegó en barcas de madera, desbordando sabores y con todos los colores.

Sushi cordobés de Sushi Soul

Sushi cordobés de Sushi Soul

Con elaboración a la vista, las sofisticadas manos de los “sushiman” de Sushi Soul prepararon más de 1.000 rolls con acento cordobés Sigue leyendo

Anuncios

Sushi Soul, rico y sin ceremonias

Sushi Soul, rico y sin ceremonias

Sushi Soul es uno de los locales que elaboran sushi y hacen delivery en Córdoba. Los conocimos hace poco, haciendo un pedido que llegó en tiempo y forma, aunque nos quedamos un poco cortos con la cantidad.

La ventaja de esta forma de consumir sushi es el costo (más bajo que ir a comer a un local) y la comodidad de hacerlo sin demasiadas ceremonias o protocolos a la hora de acompañarlo (bebidas, claro está). Hemos probado sushi en Itamae y Sushi Club, con muy buen resultado. En cambio, en otros locales de delivery muy conocidos, ¡les falta delicadeza!

Este viernes, y gracias a una “gift card” de Sushi Soul que recibimos en el lanzamiento de la Semana Gourmet, pudimos probar más variedades y cantidad (30 piezas, más que suficiente para dos personas) y recomendar las que nos parecieron más ricas:

Placer real: relleno de palmito, philadelphia, palta, tamago (huevo) envuelto en salmón con salsa de maracuyá y crocante de batata.

Placer real (sin arroz)

Placer real (sin arroz)

Feel Roll (sin arroz): salmón, philadelphia, palta envueltos en lámina de tamago.

Feel roll (sin arroz)

Feel roll (sin arroz)

Geishas: salmón, palta y philadelphia.

Geishas

Geishas

Cenas de fin de año: atentado a las dietas

Diciembre es un mes donde las fiestas de fin de año -Navidad y Año Nuevo- garantizan enormes comilonas. Y como si fuera poco, también muchas empresas, instituciones educativas y amistades optan por armar cenas, ya en restaurantes, salones o casas de familia.

Un continuo de comer y beber en sitios y con personas a las que no se puede decir que no, por más que uno pretenda verse menos mal en el verano y para ello deba perder un par de kilos.

El plato que ven en la foto fue la comida principal de la cena de fin de año que organizaron los diarios La Voz del Interior y Día a Día. Antes de eso hubo una recepción con sushi, comida mejicana, sadwichs, fiambres, quesos, cazuelas de mariscos y otros sabores. El postre fue brownie con helado y salsa de frambuesas.

Más tarde, café con masitas. Luego papas fritas. Al rato mesa dulce con tartas y tortas. Finalmente, pata flambeada. Todo regado con abundante champagne, vinos, cerveza y fernet.

Si alguien conoce la forma más llevadera de soportar tanto placer para el estómago y el alma y no terminar con resaca a diario, está invitado a comentarla 🙂