Encuentro Anual de Colectividades: comidas, precios, colores y sabores

Encuentro Anual de Colectividades: comidas, precios, colores y sabores

Todos los años, el Encuentro Anual de Colectividades de Alta Gracia es una fecha imán para los que disfrutamos de la buena comida. No importa el show que haya, no importa cómo esté el tiempo, ir y probar algo nuevo cada año sigue generando ilusión, al menos en los que hacemos este blog.

Este lunes 4 de febrero estuvimos ahí, degustando varios platos y foteando de todo un poco, como para que algún indeciso sepa de qué va este evento 🙂

Los puestos de las colectividades de países árabes, y otros sabores exóticos fueron los que más nos atrajeron. No obstante, como todos los años, los rincones de Argentina, Italia y España se veían repletos de comensales eligiendo los clásicos: asado, locro, paella…

En las fotos de la galería mostramos algunos precios, corresponden a los puestos de países árabes, Croacia y Galicia. En general encontramos buenos precios y porciones generosas.

Entre los platos que probamos podemos dar precios y fe de que son muy ricos:

Niños envueltos (porción de 5): $ 15
Shawarma: $ 35
Tacos árabes: $25
Cerdo relleno con ensalada rusa (África del Sur): $ 60
Mix de postres de Irak (bandeja con seis): $ 50.
Cerveza Budweisser (vaso grande): $ 30
Coca Cola (500 cm): $ 13
Cerveza negra Imperial (litro): $ 34

En posts subsiguientes vamos a escribir sobre cada plato, pero por ahora queremos que disfruten de estas imágenes.

Ah! El precio de la entrada general al predio es de $ 20 y dejar el auto en playas improvisadas pero con cerco, $ 20 toda la noche.

Anuncios

Comer con La Mona Jiménez

Una parrilla del norte de la ciudad. Un ídolo y cinco de sus fanáticos. El encuentro no fue azaroso, se organizó un concurso, se hizo un sorteo. Pero los cinco rostros que ahí estaban contemplando la estrella no salían de la sorpresa.

Los fans le cantan el cumple a La Mona

Los fans le cantan el cumple a La Mona

El miércoles 9 de enero, el mediodía me encontró haciendo videos y publicaciones en redes sociales sobre el almuerzo entre La Mona Jiménez y cinco de sus fans, invitados por Día a Día. La comida puede pasar como anécdota en el recuerdo de los homenajeados, pero para Córdoba en Sabores quise rescatarla.

La Mona Jiménez almorzó con sus fans

La Mona Jiménez almorzó con sus fans

La parrillada empezó con una entrada de brusquetas y escabeche de soja y mondongo, luego una empanadita criolla frita (deliciosa) y diferentes cortes de carne que fueron llegando en bandeja y a pedido de los comensales: costillas, bife de chorizo, lomo de cerdo, chorizo, morcilla, cabrito.

Parrillada con La Mona

Parrillada con La Mona

La Mona contó que no había desayunado, y por eso se dedicó tranquilo a la mesa. Entre historias y risas, probó de todo, y le pidió a los mozos un poco de salame de la Colonia y queso, una costillita especial, un rico vino tinto (Catena Zapata), agua mineral bien fría… Muy lindo ver que pese al acelere típico de su agitada agenda hizo una pausa para compartir una mesa como “entre amigos”.

Cabrito de Argentum

Cabrito de Argentum

A este cabrito de arriba le pude sacar tres bocados, porque, más vale que de todo probamos, pero en medio del trabajo tampoco es que nos sentamos a comer como se debe. Destacable el parrillero de Argentum.

Uno de los fans rescató como souvenir la botella vacía “de donde tomó La Mona” (¡Cómo no hacerlo!), mientras que se pasó el almuerzo sacándole fotos al ídolo, luego de acomodarse a su lado para trinchar la carne, ingerida con los nervios y la emoción que su carita no disimulaba.

Para conocer más detalles del encuentro, les recomiendo la crónica de Gonzalo Toledo y las fotos de Nico Bravo.

El último Tour Gastronómico del año, por la Recta

El último Tour Gastronómico del año fue opíparo. Y no hablo solo de la comida porque se dio el magnífico efecto del reencuentro y del conocer caras nuevas con la excusa de compartir un plato o conocer un restaurante.

Me gusta pensar que el tour ha servido para desacartonar lugares y personas. No importa la edad, no importa donde vivas o qué estés habituado a comer cuando salís afuera. Acá se diluyen las diferencias y hay una actitud receptiva que me encanta. No somos críticos especializados, somos curiosos. Y esa curiosidad se satisfizo en cada salida.

Entrada. El punto de encuentro para este Tour, el último de 2012, fue el restaurante Rocamadour (Recta Martinolli 5631), un local que tiene nombre de comuna francesa pero cuya cocina es asiática y fusiona estilos.

El menú fue tartar (creo que así se llama) de salmón y caviar, en un fondo de salsa de soja que casi casi tapaba el salmón llegando al final del plato; luego carpaccios de salmón y lomo de ternera en aceite de sésamo (textura muy suave que se deslizaba en la boca), y tempura de camarones: uno en una salsa picante que primero asusta y luego se vuelve adictiva, y otro solamente con el rebozado.

Me gustó mucho la comida de Rocamadour. El local parece más una disco que un restaurante, ya que tiene poca luz y una decoración cool, divertida.

Empezando por la comida, la vajilla, el mobiliario, en general todo parece de buena calidad. Como mi cámara se quedó sin batería temprano, Natalia Torres Fotografía es la responsable de las imágenes (y qué imágenes) de este tour.

Principal. Como la entrada demoró un poco en llegar, cerca de las 23 fuimos a Casa Bavaria (Recta Martinolli 6110), y ahí nos recibieron los dueños de casa con una espectacular cerveza artesanal Blaubier en botellas plásticas marrones.

Como siempre, hubo dos platos: el primero, Bratwurst mit Bayrisch Kraut und Kartoffelpüree (salchicha tipo Nürnberg con chucrut y puré de papas). El plato no era tan grande y lo agradecimos, porque todavía quedaba mucho por probar.

El segundo plato, Schnitzel mit Champignon oder Zigeunersoße und Spätzle (milanesa de cerdo con salsa de champignones y fideos artesanales alemanes). Sabores que combinaban muy bien con el crocante de la milanesa frita. Para el segundo plato también probamos una cerveza roja muy delicada.

La familia propietaria de la Casa Bavaria es alemana y hace dos años que vive en Argentina. Nos mostraron el lúpulo en su estado natural y nos contaron detalles de la elaboración de la cerveza. Para cerrar, los más corajudos probaron un aguardiente que no recuerdo el nombre (ups!) que sinceramente anestesiaba el cuerpo desde las orejas hacia abajo.

Postres. Una vez que terminamos las delicias alemanas fuimos andando hasta Luna india (Recta Martinolli 5882), donde nos esperaban con una fiesta de postres para degustar. En mi top five destaco: volcán de chocolate, mouse de chocolate con naranja sobre unas galletas con chips de chocolate, tiramisú, torta de chocolate con crema de mandarinas y pavlova. Ay, creo que me gustó todo lo que probé 😛

Originalmente, el postre estaba previsto en Villa Clara, pero a último momento se cayó la reserva y Mauro nos condujo a este otro espacio de la Recta que seguramente fue un gran descubrimiento para muchos de nosotros. ¡Qué bueno estuvo el cambio de último momento!

Como siempre, la sobremesa se extendió un poco, y volvimos -atiborrados- a casa cerca de las 2 de la mañana. Agradecidos a Mis Fotosecuencias y a Circuito Gastronómico, esperamos que el 2013 nos traiga nuevas salidas y espacios para compartir entre los amantes de las cosas ricas 🙂

Sabores de primavera en Rogelio Martínez: Don Rogelio, DOC y Minoliti

Pasó el cuarto Tour Gastronómico y no será fácil de olvidar. Platos de estación, cocina de autor y vinos frescos para dejarse maravillar en el inicio del sur de la ciudad. Sigue leyendo

Nespresso y los secretos de un buen café

Nespresso y los secretos de un buen café

El jueves 11 de octubre participamos de una charla de Nespresso en el bazar gourmet Seta, que desde ahora se convierte en punto de venta oficial de cafeteras y cápsulas (* ver aclaración al final). Además de probar cuatro cafés muy ricos y diferentes entre sí, conocimos al sommelier Maco Lucioni y aprendimos bastante sobre el tema.

Café expreso con azúcar.

Café expreso con azúcar.

A continuación, lo que escribí para Día a Día y algunas fotos del evento en el Facebook de Córdoba en Sabores.
Sigue leyendo

Tercer Tour Gastronómico: La Casa del Tatich, El Celta y Sabores del Perú

Tercer Tour Gastronómico: La Casa del Tatich, El Celta y Sabores del Perú

Un amigo me decía que cuando cuesta respirar hay que parar de comer. Nada de eso respetamos el miércoles 19 de setiembre, cuando encaramos alegremente el Tercer Tour Gastronómico, esta vez por el albirrojo barrio de Alta Córdoba.

Circuito Gastronómico y Mis Fotosecuencias organizaron una vez más la salida que desde temprano despertó gran convocatoria, sobretodo de quienes se enteraron por el “boca a boca” de estos recorridos, y nunca habían participado en uno.

Los de Córdoba en sabores llegamos tarde, como es nuestra costumbre, pero por suerte en La Casa del Tatich (Mariano Fragueiro 1562) habían reservado un lugar para nosotros en la larga y colorida mesa que formamos los del tour.

La Casa del Tatich

La Casa del Tatich

El arranque, pasadas las 21, podría describirse como una generosísima entrada compuesta por:

Nachos con porotos negros y parmesano; sopes de masa de maíz con salsa de tomate, frijoles negros y carne de res desmechada y Salbutes con frijoles negros, lechuga, pollo desmechado, cebolla morada y palta.

Sopes

Sopes

Todos súper abundante, con ingredientes que se veían frescos y muy a punto. Nunca habíamos probado comida mejicana “posta” y nos pareció exquisita. Aunque sí, nos extrañó que tuviera poco picante. ¿Será para que los comensales le agreguen luego?

Salbutes

Salbutes

La Casa del Tatich significa la casa del jefe, y el propietario del local, o sea el Tatich, nos atendió y saludó a  todos con mucha simpatía. Sin dudas un lugar al que volveremos muy pronto.

Todos en el Tatich

Está fuera de foco, pero se ve divertida.

Caminamos algunas cuadras hasta llegar a El Celta (Jerónimo Luis de Cabrera 269), donde nos esperaba el plato principal. Como en anteriores recorridos, fueron dos comidas. La primera: cazuela de mariscos, que venía acompañada de dos mejillones con crocante encima, sublimes.

Cazuela de mariscos en El Celta

Cazuela de mariscos.

A cada persona que le conté que íbamos a este restaurante que está frente a la estación de donde sale el fallido ferrourbano, me dijo “ahí están los mejores mariscos”. Y la verdad es que todo lo que probamos fue muy logrado.

Mejillones

Mejillones

Tras la cazuela (acompañada de un riquísimo vino blanco bien frapé) vino la paella que, por su despliegue, se robó todos los flashes.

Paella

Paella

Los mozos y hasta el propietario del local se acercaban a ver cómo nos divertíamos sacando fotos a la paella en un “MMMH QUÉ RICO” al unísono.

Paella para todos y todas

Paella para todos y todas

La ceremonia del reparto de los platos nos puso frente a una porción muy generosa de una preparación con todos los chiches (las arvejas frescas fueron el hit para algunos comesanles).

Hubiésemos con gusto alquilado una habitación más en el estómago para hacerle justicia a esta paella (vean más fotos en el Facebook de Córdoba en sabores).

Lo cierto es que con la importante entrada del Tatich y la cazuela que invitaba a “sopar” un pancito casero riquísimo, más de uno ya estaba satisfecho frente al plato humeante.

Saludamos al chef y nos despedimos agradecidos y medio asfixiados de tanto comer. Pero todavía faltaba el postre. De modo que las siete cuadras que nos separaban de Sabores del Perú (Jerónimo Luis de Cabrera 1041) vinieron muy bien para hacer desear el pisco sour que nos esperaba.

Colorido y lleno de recuerdos del altiplano, Sabores del Perú (que conocí cuando se llamaba Cebiche) fue el último stop del tour, y como suele pasar, el último intercambio de lugares en la mesa.

Si algo tiene de particular y divertido participar de estas salidas es que se entablan charlas con absolutos desconocidos con quienes nos une el sólo hecho de querer probar cosas ricas. Algunos están en Twitter, Facebook o vienen de la primera oleada cordobesa de blogs. Otros, simplemente se coparon viendo las convocatorias on line. Cada salida segura así que nadie se quede sin tema de conversación.

El pimentero gigante

El pimentero gigante

Volviendo al último plato, nos encontramos con picarones, una masa frita, de sabor parecido al de los churros, acompañada de una bocha de helado y salseada con miel de caña. Crujiente, y muy copado el contraste de frío y calor.

Picarones

Picarones

Todo acompañado de un pisco sour que, según varios de la mesa, es el mejor que se puede tomar en Córdoba.

Picarones y pisco sour

Picarones y pisco sour

Alrededor de las 00.30 nos empezamos a dispersar, caminando algunas cuadras hasta encontrar la forma de volver a casa. Contentos, y súper satisfechos con la salida.

El aprendizaje de la noche vendría más tarde: siempre que la comida es abundante somos felices.  Sin embargo, tanta comida a veces impide discernir qué fue lo más rico, qué toque especial tenía algún plato. Aquí todo se disfrutó en general, y la atención fue destacada. Aunque necesito ayuda de los que fueron para que me digan quién gana la encuesta de la vedette de la noche.

La pizzería Don Luis cumple 60 años

La pizzería Don Luis cumple 60 años

El primer recuerdo de esta pizzería se relaciona con mi abuela. Cuando ella era una viejita incansable que todos los días iba al centro a hacer algo (a pasear y recorrer negocios, su mayor diversión), un día nos llevó a probarla. Ella se pidió una con anchoas y me convidó. Ahí probé esa pizza que parecía un almohadón.

Nunca más volví a esa pizzería. Hasta hace poco, cuando luego de una clase de chocolates en Celia fuimos con Mauro y Eli a saborear una grande con fainá. ¡Qué decirles, mírenla!

Pizzería Don Luis

Pizzería Don Luis

Aniversario. Lo importante es que esta pizzería cumple 60 años y lo celebrará el próximo lunes 17 de setiembre con una Maratón de Tango Solidaria de 16 horas de duración.

Según indicaron desde la pizzería, las porciones que se vendan se donarán a una colonia aborigen (grupo étnico descendientes de chaguancos y chiriguano chané) del Chaco-Salteño (Departamento de Orán). Lo recaudado servirá para la construcción de un comedor comunitario.

A lo largo del día habrá música en vivo, conferencias y charlas debate sobre nuestra música ciudadana. Los actos centrales se realizarán a las 12 y a las 21.

Colaboran en este evento la Secretaría de Cultura de la Municipalidad y de la provincia de Córdoba, Academia Nacional del Tango, Asociación Cordobesa de Tango, Comisión de Homenaje Permanente a Carlos Gardel y Ateneo de Tango Danghy.

Una grande con fainá

Una grande con fainá

Museo de la pizza. También se inaugurará un salón para actividades culturales destinado a personas sin recursos y se ampliará el primer “Museo de La Pizza del Mundo”.

El salón tiene cien metros cubiertos y se puede utilizar para que escritores, músicos y pintores puedan presentar sus obras. El costo del espacio físico, como del sonido y la comida para la recepción queda a cargo de la pizzería, por lo que se llama “Salón Solidario”.

Este salón fue bautizado como El Quincho del Daniel, El Sapo y El Antonio ya que en su interior se encuentran objetos y cuadros que estos personajes (Daniel Willington, El Sapo Cativa y Antonio Seguí) donaron para el salón, y que representan a clientes históricos del local.

Tercer Tour Gastronómico, en Alta Córdoba

Tercer Tour Gastronómico, en Alta Córdoba

El próximo miércoles 19 de septiembre nos reuniremos algunos golosos amantes del buen comer en el Tercer Tour Gastronómico, esta vez en el barrio de Alta Córdoba.

Tras pasar muy buenos y deliciosos momentos en el Tour 1 por Plaza España y el Tour 2 por barrio General Paz, ahora recorreremos tres restaurantes en uno de los barrios tradicionales de la ciudad de Córdoba.

Tercer Tour Gastronómico en Alta Córdoba

Tercer Tour Gastronómico en Alta Córdoba

El mapa del recorrido incluye a La casa del Tatich, El Celta y Sabores del Perú. Sólo conozco el último, de la época en que se llamaba Ceviche (también se puede escribir cebiche o seviche), y me da mucha intriga pasear por los otros, de los que he leído muy buenas referencias.

Como siempre, la salida la organizó Mauro y Circuito Gastronómico, y esta vez parece que vamos a ser muchos, ya que hay casi 20 que ya están confirmando por las redes sociales su presencia.

¿Quieren ir? Sólo tienen que pasar y anotarse en Mis Fotosecuencias, donde les comentarán los detalles (precio, horario, y esas cosas).

Sabores de barrio General Paz: El Búho, Lo de Villalpando y Guantanamera

Sabores de barrio General Paz: El Búho, Lo de Villalpando y Guantanamera

El sabor de la amarena fue lo más exótico que degusté en el segundo Tour Gastronómico que hicimos en Córdoba un grupo de bloguers, amantes de la buena cocina, y amigos, el pasado miércoles 15 de agosto.

Amarena en Guantanamera

Amarena en Guantanamera

Fuimos en grupo (esta vez éramos 17) con la meta de saborear platos nuevos, conocer restaurantes cordobeses y compartir impresiones en un noche que corte la semana en dos. Envalentonados con el buen antecedente del primer tour por Nueva Córdoba, en los alrededores de la Plaza España, esta vez incursionamos por barrio General Paz.

La idea de Mauro, de Mis Fotosecuencias y los amigos de Circuito Gastronómico se empezó a concretar alrededor de las 21, cuando nos encontramos en la vereda de El Búho (Avenida 24 de setiembre 946), para paladear la entrada de este viaje imperdible para nuestros sentidos.

Entrada: jamón crudo y ensalada rusa, de uno de los restaurantes de comidas españolas más conocidos de Córdoba.

En las mesas donde nos esperaban nos agrupamos conocidos y caras nuevas sin mucho orden, pero con bastantes expectativas y ganas de intercambiar experiencias, ideas, impresiones.

Una de las mesas en El Búho

Una de las mesas en El Búho

El jamón de El Búho se “fabrica” en Agua de Oro, en una estancia y casa de jamones que también es hotel. Es sabroso y merece disfrutarse sin muchas combinaciones, o al menos esa impresión nos dejó luego de comer el plato que ven en la foto, acompañado de un vino tinto Santa Julia que los mozos se encargaron de repartir con generosidad.

Jamón en El Búho.

Jamón en El Búho.

Con el tiempo cronometrado, a las 21.40 dejamos este espacio para caminar algunas cuadras hasta Lo de Villalpando (25 de mayo 1186) un restaurante que hace culto a la comida salteña y prometía un plato principal en dos pasos.

Cazuela de mondongo fue lo primero que asomó de la cocina. Lo acompañaban pancitos caseros tibios y, por supuesto, vinito salteño tinto (no recuerdo la bodega).

Si bien el mondongo no es el alimento preferido de mi paladar, le di la chance y no defraudó. El plato estaba calentito, y un poquito picante para mi gusto, ya que chorizos completaban el combo capaz de espantar cualquier sensación de que estábamos en pleno invierno.

Cazuela de mondongo

Cazuela de mondongo

El segundo paso fue una memorable cazuela de cordero, de esas que piden a gritos roer los huesitos y “sopar” con pan. Simplemente delicioso, y de sabores más suaves que la anterior. Sin duda, mi plato a recomendar.

Cazuela de cordero

Cazuela de cordero

En medio de la cena, se acercó Gustavo Villalpando, propietario del espacio, para conocer qué nos había parecido la comida y lamentamos entre todos no tener tiempo para darle coro a la guitarra que estaba en el medio del salón ansiosa de zambas. Con él hablamos de vinos, bodegas y paisajes salteños.

Lo de Villapando

Lo de Villapando

“¡Vamos a Salta ya!”, pensaba, aunque bastante cerca me sentía gracias a la música, los sabores y la decoración tan cálida del local. Pero no quedó otra que dejar este espacio porque todavía faltaba el postre, y ya a través de Twitter, el restaurante cubano Guantanamera nos había animado a dejarle un lugarcito especial.

Nomás al llegar, y al ritmo de Hasta siempre comandante, el equipo de Guantanamera (Esquiú 6, esquina Rosario de Santa Fe) nos recibió con mucha amabilidad y nos invitó un mojito como Dios manda. Pedro Gonzalez Fundora, de la Colectividad Cubana en Córdoba, nos enseñó a hacer un buen mojito “con hierbabuena, no con menta” y le dio marco al postre que combinaba de manera delicada mango, amarenas y una base parecida al brownie que maridaba muy bien con el trago que teníamos delante.

Postre en Guantanamera

Postre en Guantanamera

Como sorpresa, nos regalaron a cada uno un habano cubano y nos enseñaron a disfrutarlo, contando también cómo se hacen estos cigarros típicos de la isla. El segundo mojito llegó por consenso tácito.

Guantanamera

Guantanamera

No parecía que estábamos en medio de una semana laboral, sino que las risas y las charlas se prolongaron hasta la puerta del local, ya pasada la medianoche. Sin duda, una salida que vale la pena recordar y seguramente repetir. Más fotos en nuestra página de Facebook.

Mauro ya anunció que habrá un tercer Tour Gastronómico en setiembre. ¿Les gustaría sumarse? Nosotros desde ya nos anotamos 🙂