Trucos para que tus recetas tengan más sabor

Si la cuarentena de Covid 19 te ha puesto frente a la cocina con más frecuencia que nunca, es buen momento para empezar a mejorar esos platos que cada día llevas a la boca y por eso acá volvimos a las bases y te contamos algunos trucos para que tus recetas tengan más sabor.

No necesitás muchos ingredientes pero sí algo de astucia y planificación para poder sacar buen provecho de tus compras y de lo que ya hay en la alacena.

Añade sabor con especias

Quizás estás acostumbrado a la base de aceite de oliva, sal y pimienta pero aún sin tener un máster en el Basque Culinary Center se puede ir más allá. Solo agregá en tu próxima compra de supermercado estas especias: orégano, provenzal, pimentón (si estás en España elegí uno de la Vera), curry y jengibre.

Con estas cinco especias básicas podrás cambiarle completamente el sabor a un arroz, una carne y también a las verduras. Empleá pocas cantidades al comienzo para que a base de prueba y error puedas encontrar esa medida que te guste más.

Las especias dan vida a tus comidas.

Optimiza tus métodos de cocción

Otro de los trucos para que tus recetas tengan más sabor es innovar en las técnicas de cocción. Frená un minuto para pensar en la diferencia entre un sándwich de jamón y queso en pan normal y el mismo sándwich pero tostado. El tostar o grillar los alimentos cambia su sabor y en muchos casos para mejor.

Este fenómeno se llama reacción de Maillard y consiste en los cambios químicos que se producen en los alimentos al calentarlos: el azúcar presente y otros componentes cambian y otorgan ese color, sabor y aroma tan característico. Si siempre comías los sándwiches apenas armados verás cómo mejoran al tostarlos unos pocos minutos.

Conserva y da sabor: probá con un marinado

Cuando compres un pollo, cortalo en trozos y colocalo en una fuente para luego añadir algunos granos de pimienta o pimienta molida, unas rodajas de limón, una rama de romero u otra hoja aromática y finamente un vaso generoso de vino blanco. Esto preparará el pollo para futuras cocciones y ayudará a conservarlo en el frigorífico por hasta cinco días.

Pollo que salió del marinado directo al horno.

El principio del marinado es dar sabor y ayudar a conservar los alimentos. La salsa de soja, los dientes de ajo y las aromáticas sin clave para sazonar, por ejemplo, una coliflor, una carne o unos zuchinnis. Luego asarlos a la plancha completará el sabor y realzará tus platos. 

En bolsa cerrada no se pierde el sabor

La cocción en olla a presión o en una bolsa al vacío garantizan que todo el sabor que los alimentos tienen o les añadimos no se pierda en el agua o el recipiente donde cocinamos.

Un ejemplo de esto son las preparaciones “en bolsa” que ya se pueden conseguir en supermercados: un sobre con saborizador y una bolsa apta para alta temperatura donde hay que meter la carne o vegetales.

Podés conseguir esas bolsas en comercios especializados y agregar las especias que te gustan para darle un toque personal. De la misma forma se hace la comida en una olla a presión (las abuelas lo sabían bien) recuperando los jugos a la hora de servir.

¿Te gustaron estos consejos? Compartilos y contanos en los comentarios tus propias ideas.

Dejá una respuesta