Cómo es ir al supermercado en tiempos de coronavirus

Ya no hay tema que no esté cruzado por la pandemia, la comidad como necesidad básica requiere de compras. Pensando en muchos que estarán igual me gustaría contar mi experiencia: cómo es ir al supermercado en tiempos de coronavirus.

Cocinar en casa todas las comidas requiere productos frescos y algunos que no duran tanto por lo cual no se puede almacenar tanto. Las recetas, por más sencillas que parezcan, van vaciando la heladera 🙁

Crónica de una compra esquivando el coronavirus

Fui a la que espero sea mi última incursión a un hipermercado en medio de la cuarentena: necesitaba además de comida para mí, piedras para los gatos y algo de ferretería.

Primero, al salir de casa, experimenté esa sensación apocalíptica de las películas porque a las 8.50 no había nadie en la calle. Tuve un poco de miedo a que me roben y a que me pare la policía.

Ya al entrar al estacionamiento del supermercado – desierto y silencioso- había carteles avisando del cierre del paseo de compras. Sólo funcionaban las puertas del súper. Pocos autos, a lo sumo 30 en todo el estacionamiento daban cuenta de la poca gente.

Tanto ahí como en el ingreso al atravesar las puertas, los guardias y empleados trabajando con barbijos y guantes. Un sendero demarcado con señales amarillas en el piso limita la distancia si hubiera que hacer fila para entrar.

Cómo es ir al supermercado en tiempos de coronavirus: leyendo muchos carteles explicativos sobre lo que se puede y no puede hacer.

Esta imagen es de un banco gratuito pero da una idea del estado del súper vacío con el que me encontré.

El supermercado, espacio concurrido, durante la pandemia

Todavía hay personas que se acercan mucho entre sí y no toman conciencia. Como una señora que me trajo un producto para que la ayude a leer el precio

Es difícil no sentirse abrumado por las advertencias y ver en cada persona un presunto foco de contagio. Contener la respiración y desear que ni ella ni yo seamos un peligro mutuo. Por eso es clave esta distancia física del mundo y debe ser excepcional romperla.

No toqué el carrito con las manos sino que lo moví usando las bolsas de tela que había llevado. Igualmente, no usé el celular sino una lista mental de lo imprescindible, otra vez, para no tocarlo con las manos “contaminadas”.

Ya con las piedritas sanitarias, alcohol en gel (venden uno grande por persona), bolsas Ziploc para freezar y manteca (básico de mi heladera) en el carro, fui a la caja. Otra vez señales para estar separados en la fila.

Las cajeras tienen ahora al frente una lámina grande de acrílico que permite hablar y verse sin que se vean afectadas por un estornudo contaminante. Igual las chicas usan guantes y barbijos.

Salí cuando empezaba a haber más gente circulando pero sin amontonamientos y, como dije, con muchos empleados cuidando que se respete la distancia.

Al llegar a casa, dejé en el patio las zapatillas, las bolsas reutilizables con mercadería y las llaves para ir a lavarme las manos. Rocié los objetos con una mezcla de lavandina y agua, los sequé y guardé cada cosa en su lugar.

Ah! Y por si se sienten tentados, no le pasen alcohol a la tarjeta de débito porque se le pueden borrar partes importantes. Que prime el cuidado y el sentido común.

Horarios para ir al supermercado en Córdoba

La Cámara de Supermercados y Autoservicios de Córdoba con motivo de contribuir con las medidas de emergencia, garantizar la provisión de artículos de primera necesidad a la población y proteger a los trabajadores disminuyendo su circulación, comunicó:

–   A partir del día 30 de marzo de 2020 el horario de atención  en supermercados y autoservicios de la Provincia de Córdoba será de 8 a 19 de lunes a domingo, incluyendo días feriados.

–  La  franja horaria de 8 a 9 será exclusivamente reservada para atención de adultos mayores y embarazadas.

Respetando tal rango horario, los comercios podrán continuar atendiendo en sus días habituales,  y seguir con tal usanza aquellas sucursales y/o localidades que tengan por costumbre cerrar sus puertas en horario de la siesta.

Tal medida estará vigente mientras continúe la situación de excepción dispuesta por el DEDNU2020/297  y podrá ser revisado en función de las nuevas disposiciones que el Poder Ejecutivo Nacional y/o Provincial establezcan.

Imagen de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios.
Imagen de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios.

Recomendaciones para ir al supermercado

  • Acudir una (1) persona por grupo familiar.
  • No asistir a los comercios a personas que integran el grupo de riesgo (mayores de 60 años, embarazadas, enfermos crónicos).
  • Mantener la distancia social. En  la cola de espera entre 1 m y 1 ½ m entre personas.
  • Personalmente recomiendo ir a primera hora. Otros miembros de la familia fueron en otros horarios y encontraron una multitud por lo que desistieron y cayeron en despensas de barrio.

¿Vivieron algo parecido? ¿Cómo es ir al supermercado en tiempos de coronavirus? Esperamos leer sus experiencias.

0 comentarios en “Cómo es ir al supermercado en tiempos de coronavirus”

  1. Pudimos ir horas antes del anuncio de cuarentena general pero la sensación de estar en una escena apocalíptica fue la misma. Hasta ahora no hemos tenido necesidad de salir y veremos cómo aguantamos con lo que compramos, muchas legumbres secas que no necesitan refrigeración, verduras que duran (cebollas, zanahorias, papas, zapallos, etc) lechugas que se pueden germinar para seguir comiendo sin tener que ir a comprar, harinas para hacer el pan en casa, etc. Hay que hacer una compra de cosas que se conserven y que aporten variedad a las comidas.

Dejá una respuesta